Menu horizontal

Botones sociales desplegables

domingo, 1 de marzo de 2015

Pijama manta, para olvidarte de tapar mil veces a tu hijo por la noche

Al llegar el invierno empezaba mi pesadilla, mis hijos, como la mayoría de los niños, se mueven un montón durmiendo y yo me pasaba toda la noche levantándome de la cama para comprobar si se habían destapado y tapándolos.

A partir de los 6 meses cuando los niños tienen más movilidad no suelen querer dormir en los sacos tradicionales, porque ellos ya quieren independencia, levantarse  de la cuna y moverse. Así que empezó mi búsqueda en internet y di con este maravilloso saco/pijama/manta de la marca belga Baby Boum, que se usa encima de su pijama habitual (este no es un post patrocinado por la marca).

Para mi ha sido un descubrimiento maravillo que uso en mi día a día y cuando salgo de viaje fuera de casa. Como podéis ver en la foto, cerrados son sacos de dormir muy largos por lo que los pies siempre quedan dentro y permiten bien el movimiento, pero a la vez tienen unas cremalleras que las unes cruzándolas y se concierten en una especie de pijamas donde los niños tienen plena libertad de movimientos  (aunque la zona que iría desde la cintura a los pies es muy larga, el elástico que tienen al final permite que se adapte al tobillo perfectamente, no les arrastre el pantalón, pueden levantarse y andar sin accidentes). Las mangas también son "de quita y pon" para días más o menos fríos.

Saco cerrado:

Saco abierto:

Los compré a través de Amazon que es donde encontré mejor precio.



Primero compré el del bebé de 9 meses (compré el saco talla 6 a 24 meses) porque los bebés son los que más se mueven.

Pero al irme tan bien y comprobar que mi hijo de tres años este invierno también se seguía destapando, posteriormente compré otro para él (saco talla 12 a 36 meses). Este es muy grande, yo creo que le estará bien dos o tres temporadas más aunque las mangas se le queden cortas), como le permite el movimento perfectamente , es un saco ideal para niños más mayores.


Abrigan mucho, así que los uso con un pijama finito de algodón debajo. Casi siempre los uso cerrados (como saco), porque al ser de un material finito permiten muy bien la movilidad, mi bebé de 13 meses con el saco cerrado se pone perfectamente de pie en la cuna sin problema. Al mayor se lo abro en más ocasiones para que se pueda levantar de la cama, pero muchas veces también lo usa cerrado. 

Para los viajes son fantásticos, ya no tengo la incertidumbre de que el hotel o casa rural de turno tenga mantas adecuadas y no ocupan demasiado en la maleta. Nuestros sacos viajan ya siempre con nosotros.
Espero que os sirva mi recomendación. Bay!

2 comentarios :

  1. Y de los creadores de la batamanta y la chorrimanguera llega: el pijamamanta, para niños con problemas psicomotrices que no puedan taparse solos.

    ResponderEliminar
  2. Pues es verdad, también es útil para los niños con movilidad reducida. Gracias!!

    ResponderEliminar