Menu horizontal

jueves, 25 de enero de 2018

Comer en Nápoles: Comida típica, pizzerías y restaurantes

Nápoles posee mucho encanto por muchos detalles, pero sin duda, una de las cosas que más se disfruta en la ciudad es su comida. Marco, el dueño del B&B en el que nos alojamos, nos contaba durante las charlas en los desayunos, que la vida napolitana gira en muchos sentidos alrededor de la comida. Tiendas de productos frescos se intercalan con pizzerías, trattorias, pastelerías, puestos de comida para llevar....; todo mezclado con el bullicio de la gente, porque comer en Nápoles es todo un ritual y todos los locales están a rebosar. En este artículo os hablaré tanto de comidas típicas que no debéis dejar de probar, como de lugares para ir a degustarlas.

Pizzerías:
Las primeras referencias sobre la pizza datan del siglo XVII en Nápoles, con el tiempo se ha extendido tanto, que creo que es un producto que se puede comer en casi cualquier lugar del mundo. Coincidió que uno de los días que pasamos en Nápoles, el 7 de diciembre de 2017, se le concedió a la "pizza napoletana" el honor de ser nombrada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Como dicen en la publicidad "el secreto está en la masa" y es totalmente cierto. Los maestros pizzeros napolitanos, pizzaiolos, trabajan la masa de una forma especial, es todo un arte como la manipulan y la introducen en el horno de leña. Nos pareció muy curioso que en Nápoles en las pizzerías también se vendiese la masa para llevar, pesaban la masa, las metían en bolsas y así se la llevaba el cliente.


Según nos contaron, la primera pizza que se hizo fue la pizza marinara (sobre la masa solamente se pone tomate, ajo, aceite y albahaca), es la pizza más pobre en ingredientes, pero no en sabor, parece mentira que con tan poco esta pizza esté tan deliciosa. Era la comida más usual de los marineros napolitanos hace unos siglos, de ahí su nombre, "marinara". Después aparecería la pizza margarita, donde el ajo se sustituiría por mozzarella y se haría por primera vez en honor a la Reina Margarita de Sabolla en 1889, de ahí su nombre, "margarita". Por tanto, estas dos pizzas, la margarita y la marinara son las especialidades de Nápoles.

Comiendo pizza en la Pizzeria Dal Presidente

Otra variedad de pizza que tiene su origen en Nápoles es la pizza frita, donde la masa se fríe y, por tanto, no necesita horno. Por dentro tiene mozzarella y un gusto como "ahumado" delicioso, mis hijos le decía "pizza de churros" y no te puedes ir sin probarla.

Pizza frita de "Pizzaria Di Matteo" según dicen la mejor de Nápoles

Os dejo varios de los más conocidos locales del centro de la ciudad para probar estas maravillas:
---Pizzeria dal Presidente: Es una pizzería familiar tradicional napolitana en la Vía dei Tribunali. Este local se llamaba antiguamente "Caciallis", pero desde la visita en 1994 de un huésped de renombre, el entonces presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, esta pizzería cambiaría el nombre para siempre  llamándose "Pizzeria dal Presidente".


Pizzas deliciosas, grandes y a muy buen precio (de 4 a 6,5 euros según la variedad). Lo que más llama la atención del local son las fotos de todos los personajes mediáticos que lo han visitado, la web y hasta los cubremanteles del lugar, están llenos de dichas fotos de famosos.


En estos locales hay que hacer cola casi siempre, tardamos en entrar unos 40 minutos. Con los niños son complicadas las colas, así que lo que hicimos fue comprarles unas frittatinas desde el mostrador externo de la pizzería (en el siguiente punto, "comida para llevar en cuoppo" explico este detalle mejor) y se sentaron en un escalón a comer su bola frita y jugar con las cositas que habíamos comprado para el Portal de Belén en la calle San Gregorio Armeno, la calle de los Belenes.

---Antica Pizzeria e Friggitoria Di Matteo: No me quería ir de Nápoles sin probar sus delicias, porque según dicen hacen la mejor pizza frita de Nápoles, no sé si será verdad, pero nosotros la compramos aquí y nos pareció sublime. En el almuerzo, las colas eran enormes tanto para el local como para comprar para llevar, así que lo que hicimos es comprar para llevar para la cena a una hora temprana (a las 8 de la tarde).
Los precios son también muy económicos, pizzas grandes de 4 a 6 euros. Para llevar venden pizzetas, pizzas pequeñas a dos euros que estaban deliciosas. En el siguiente punto os explicamos el divertido método de la venta para llevar en cucuruchos.

Mostrador exterior de Pizzeria Di Matteo: Pizzetas y frittatinas
---Pizzaria Gino Sorbillo: Otro de los grandes nombre de pizzería en Nápoles, también está en la Vía dei Tribunali. Nosotros elegimos una de las dos anteriores por pura casualidad, pero también las críticas de este local son magníficas.

---Lantica Pizzeria da Michelle: Uno de locales más conocidos de Nápoles, aparece en la película "Come, reza, ama" y esto también ha aumentado su fama, formándose colas larguísimas para entrar. Nosotros lo descartamos por este motivo, con niños y con hambre no se pueden hacer colas de tanto tiempo como requiere este local. Las pizzas también son de precio económico y solo hacen las dos variedades tradicionales napolitanas "margarita y marinara".

Comida para llevar en "Cuoppo":
El "cuoppo napoletano" es lo que aquí llamamos cucurucho, es decir, comida comprada para llevar servida en un cucurucho de papel. En Nápoles, para comer algo rápido no hace falta esperar las largas colas para entrar a las pizzerías o trattorias, en la puerta de las mismas, como en una especie de mostrador acristalado, podréis comprar para llevar pizzas, pizzetas (pizzas pequeñas), pizzas fritas y frittatinas.


La frittatina es otra especialidad de Nápoles que no os podéis perder. Son bolas fritas de arroz, pasta o patata y rellenas de queso, carne... Están deliciosas, había unas que solamente llevaban arroz y tomate (como arroz a la cubana pero en bola frita) que a mis hijos encantaban.


Otra cosa típica y curiosa es la frittata di pasta, como veis en la foto en la balda de arriba de la vitrina, es como una especie de tortilla hecha de pasta, que venden en porciones para llevar.


Trattorias:
Las trattorias son un tipo de restaurante italiano, donde no se paga por menú, sino por cubierto. Aunque estrictamente no todas cumplen este requisito, hoy día las trattorias son locales donde se sirve comida tradicional italiana en ambiente relajado y con precios asequibles. Nosotros fuimos a dos de las que nos recomendaron.

---La Campagnola: También en la animada Vía dei Tribunale, este restaurante pequeñito merece la pena. No reservan mesa y suele tener mucha cola, pero nosotros tuvimos mucha suerte. Para cenar abren a las 19:30, nosotros llegamos quince minutos antes y fuimos los primeros de la cola, pero tengo que decir que en esos quince minutos llegó mucha gente y no todos los que esperaban consiguieron mesa directamente al abrir. Un músico ambientó un rato el local y escuchar "O sole mio" creó una atmósfera muy especial durante la comida. Pedimos entrante de frituras, ensalada de pulpo (riquísima), distintos platos de pasta y un típico dulce babá con fresas para compartir.






Como observaréis en la cuenta, los platos están muy bien de precio (aunque no son muy grandes), pero hay detalles que encarecen (la cerveza en Italia siempre dispara el ticket).

---Trattoria Da Nennella: Os la recomiendo muchísimo, por la comida y por las risas. Este local de la Via Lungo Teatro Nuovo, en pleno Quartieri Spagnoli, el barrio más decadente de Nápoles, es muy peculiar como el barrio en el que se encuentra. La vida es puro teatro en Nápoles y este restaurante lo demuestra, por eso nos lo recomendaron. Igualmente mucha cola para que te den mesa (una hora mínimo, así que nos llevamos los cuadernos de pintar de los niños y en la plazoleta de al lado esperamos pintando ellos y nosotros anonadados con las escenas peculiares del barrio como os contamos en nuestro anterior artículo). Al llegar ya empieza el espectáculo, un señor está subido en una escalera, anotando a las personas y cuando hay mesa libre los llama a gritos "Giuseppeeee". Al entrar camareros vociferan, cantan y van y vienen. Imaginaros la escena, estás comiendo y ves al camarero con un water en alto hacia la mesa de al lado, al llegar descubres lo que es...


El menú es de precio fijo, hay dos, menú de 12 euros o de 15 euros, según pidas entrante o no (agua incluida y resto de bebidas a parte). Eliges entre una gran variedad de platos (entrantes, primeros y segundos) y de postre fruta. Nos quedamos sin duda con el ragú, delicioso y con un filete de pescado empanado con pistachos.



Dulces:
Los pasteles en Nápoles son toda una delicia, cada mañana en nuestro B&B nos deleitaban con unos dulces napolitanos fantásticos y, como no, acompañados de un típico capuchino.



Aunque todos los dulces en Nápoles están muy buenos, hay dos típicos que no puedes dejar de probar y que encontrarás en muchos lugares, incluso en estas vitrinas expositoras que os hablaba que veréis al pasear por la calle en el exterior de muchos establecimientos.

---Babá: Es una especie de bizcocho flojito con forma de seta empapado de un almíbar con algo de licor. Muy suave y muy rico. El tradicional es así solo y también los hay con crema, nata, fresas...


---Sfogliatelle: Dulce típico napolitano que se denominan así por emplear la pasta sfoglia u hojaldre ("muchas hojas"). Puedes encontrar solo o relleno de varias cosas, uno de los más sabrosos es el relleno de ricota.


Gracias por las recomendaciones a amigos que visitaron Nápoles unos meses antes que nosotros como son: Jesús, Maria José y Martín, Pepa y Manolo, Gracia y Adolfo y a nuestro blog amigo "mi mundo en una maleta". A los amigos que venís detrás espero os sirva ;-)



2 comentarios :

  1. Fenomenales posts napolitanos!!!
    Tus recomendaciones de vuestro viaje a Napoles nos van a resultar de gran ayuda en breve ¡aunque ya no viajemos con niños! �� ;-) Muchas gracias!
    José Luis

    ResponderEliminar
  2. Buen viaje José Luis!!! Espero que lo paseis genial en Nápoles!!!

    ResponderEliminar