Menu horizontal

lunes, 10 de diciembre de 2018

Molino museo de Valdepeñas

"...porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla...".
Hablar de La Mancha es pensar en Don Quijote y en sus gigantes molinos, así que queríamos enseñar un molino a nuestros peques en nuestros viaje por el centro de la provincia de Ciudad Real.


El conjunto de molinos visitables de Campo de Criptana o de Consuegra nos quedaba en este viaje muy al norte. Así que tras pasar el fin de semana en Almagro disfrutando de una obra de teatro en su Corral de Comedias del siglo XVII y pasear por el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, el último día, de regreso a Andalucía, decidimos visitar el museo del Molino de Gregorio Prieto en Valdepeñas, junto al que hay un gran molino de viento manchego.


El molino de Valdepeñas está dedicano a Gregorio Prieto, pintor español asociado a la generación del 27, fascinado por los molinos, que ayudo a preservar el patrimonio manchego a este respecto. Como emblema de esta lucha, en la década de los cincuenta, Gregorio Prieto fomentó la construcción de un enorme molino de viento y museo en su localidad natal, Valdepeñas. Ayudaron a la construcción, molimeros, albañiles y carpinteros de la localidad. No pudimos entrar porque hay que pedir cita previa, pero observamos la grandiosidad del molino manchego, imaginando a los gigantes con los que los confundía el Quijote.

Autorretrato de Gregorio Prieto con su madre en el museo

En los años 80, el municipio cedió un terreno aledaño, construyéndose un museo para dedicar a la obra de Gregorio Prieto en relación al molino. Al entrar en el museo encontramos el patio central con claustro y galerías que emula al de las típicas casas solariegas manchegas.


En el patio hay una exposición sobre el 6 de junio, el día en el que el pueblo valdepeñés se alzó ante las tropas napoleónicas en 1808, en la "Batalla de Valdepeñas".


En las salas de la planta baja podemos encontrar obras de Gregorio Prieto, sobre todo cuadros de molinos que inspiraron sus viajes alrededor del mundo.



Allí también aprendimos algunos secreto de los molinos. Hay varios tipos de molinos:
-El molino de viento. Con su enorme palo que sale desde su cima y que decubrimos que sirve para girar el tejado y así poder colocar las aspas en dirección al viento. Qué interesante, ¿no?


-El molino de sangre. El mecanismo de molienda lo giraba una mula. Es llamado así por la dureza del trabajo del animal que suponía mucha mortalidad de los mismos.


-Molino de agua. El más habitual en la península, donde el mecanismo lo gira la corriente de agua.


¡Nos ha encanto conocer a estos gigantes!! Seguro que volveremos a La Mancha para conocer más acerca de ellos.

1 comentario :

  1. Que interesante! Yo recuerdo la visita a los molinos, de adolescente, con mucho cariño. Me impactaron! Seguro que para tus niños es un recuerdo también inolvidable!

    ResponderEliminar