Menu horizontal

jueves, 28 de febrero de 2019

Normandía: Ruta por los lugares del Día D con niños

Ya os contaba en mi anterior post de organización del viaje a Normandía, que para mi había sido una disyuntiva el tema de visitar un lugar tan marcado por la guerra, como son las zonas del Desembarco de Normandía, con los niños. Pero, tras el regreso, creo que para ellos ha sido una bonita lección, han aprendido historia y creo que han captado el concepto de lo absurdo de las guerras.


Nos hubiese gustado visitar Normandía con más tiempo, pero no pudo ser y lo planteamos como una escapada larga de fin de semana. Llegamos un viernes tarde y volvimos un lunes de tarde. Como volamos al aeropuerto de París-Beauvais, teníamos tres horas de trayecto en coche hacia nuestro destino en Normandía, por lo que en realidad pasamos solamente dos días completos en Normandía (sábado y domingo).

Como veréis, nuestro plan no es muy apretado, al viajar con cinco niños pequeños todo lo hicimos de forma pausada, disfrutamos de la gastronomía y de pasar tiempo juntos con otra familia de amigos con la que viajábamos. Además hay dos motivos por los que los días no cundieron mucho. El primer motivo porque visitamos la zona en febrero cuando los días son aun cortitos y el segundo motivo es que a medio día había que hacer parada pronto para buscar sitio para almorzar (sobre las 13:30) porque como te retrasases, no encontrabas sitios abiertos para comer (cierran muy temprano los restaurantes y en invierno hay pocos abiertos), así que había que cortar las visitas pronto por este motivo.

Historia que conté a mis hijos sobre el Desembarco de Normandía:
No fue fácil, pero así introduje a mis hijos de 5 y 7 años en la historia de la Normandía del Desembarco...

Hace muchos años, justo antes de nacer sus abuelos, había habido en el mundo una gran guerra, la Segunda Guerra Mundial. En esa guerra hubo un señor llamado Hitler que se apoderó de la mayoría de Europa y sus ideas no eran muy buenas porque mucha gente no le gustaba (no le gustaban los bajitos porque eran bajitos, los demasiado altos tampoco, no les gustaban las personas con problemas...) y los que no le gustaban los apartaba y encarcelaba (no quise entrar en más detalles). Por ello otros países tuvieron que tomar cartas en el asunto y así comenzó la guerra entre la Alemania nazi liderada por Hitler (le dejé claro que los alemanes no eran los malos, los malos eran los nazis alemanes) y los aliados, que era un ejército de personas de distintos países (Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Rusia...).

Los nazis se habían apoderado de Europa y para impedir que los aliados entrasen en ella, habían construido lo que se llamaba el Muro Atlántico. Es decir, todas las costas de Francia, que era por donde preveían que podían entrar los aliados, las habían reforzado muchísimo con baterías anteaéreas, búnkeres, casamatas, ametralladoras... y todas las playas las habían llenado de obstáculos y alambre para impedir el paso de soldados aliados y sus tranques.

Entonces los aliados tenían que buscarse un plan secreto para poder entrar en Europa, salvar todos esos obstáculos y que los nazis no supiesen el lugar exacto por donde iban a entrar para que no los esperasen allí. Decidieron entrar por Francia, concretamente por Normandía (porque las costas de Inglaterra quedaban próximas). Pero todo ello lo idearon con códigos secretos para que los nazis no lo descubriesen y un montón de espías hablando en clave investigaron para buscar el mejor lugar para entrar en la Europa ocupada (esto de los espías encanta a los niños). A la operación del Desembarco de Normandía la llamaron en clave "Operación Overlord" y sería en clave el día D, a la hora H, es decir, el 6 de junio de 1944.

Las horas previas al Desembarco mil doscientas aeronaves surcaron los cielos de Normandía y el seis de junio a primera hora de la mañana la operación naval, llamada en clave "Operación Neptuno", transportaba en cinco mil barcos a ciento sesenta mil soldados por el Canal de la Mancha hacia Normandía.

Utah Beach

Como los puertos estaban muy defendidos decidieron desembarcar en playas y eligieron cinco playas a las que les dieron nombres en clave: Utah y Omaha, que serían atacadas por los estadounidenses, Sword y Gold, objetivo de los británicos, y la playa Juno, lugar de desembarco de los canadienses.


Nada de esto fue fácil, toda la costa estaba muy defendida, pero los aliados los meses antes habían hecho un trabajo de despiste del enemigo estupendo con sus claves y sus códigos secretos. A esta maniobra militar se la llamó Operación Bodyguard, liaron tanto al enemigo, que los nazis no consiguieron saber la fecha y localización de los desembarcos.

Las historias de como treparon los ranger americanos por los acantilados, el desembarco en las playas y de cómo construyeron los puertos artificiales (algo increíble para niños y adultos), se las conté cuando visitábamos cada lugar, por lo que incluiré después las historias en cada apartado de la ruta.

Pese a que los aliados consiguieron desembarcar en las playas y al final ganaron la guerra, la batalla había sido durísima y habían muerto muchísimas personas ¿Merece la pena entrar en guerra para que muera tanta gente? Dejé muy claro que habían muerto tanto aliados como alemanes, que la mayoría eran personas muy jóvenes, que tenían sus familias y lo dejaron todo para luchar en una guerra lejana fuera de sus fronteras. Hice hincapié en que en el bando alemán también murió mucha gente y que muchos de ellos no eran malos, simplemente les había tocado, o los habían obligado, a luchar en el bando equivocado. La visita a los cementerios de guerra afianzó mucho más este concepto de el sinsentido que suponen las guerras.

Visitas en Normandía:

Orden de nuestras visitas:
Sábado:
-Cementerio alemán de La Cambe.
-Sainte-Mère-Église y su campanario con el paracaidista.
-Playa de Utah.
Almuerzo en el pueblecito de Sainte-Marie-du-Mont (Basserie L´estaminet).
-Parque de juegos Raptorpark en Lingreville (a hora y media de las playas del Desembarco).
Domingo:
-Pointe Du Hoc.
-Cementerio Americano.
-Omaha Beach.
Almuerzo en Port en Bessim (Restaurante Le Fleur de Sel).
-Baterías alemanas Longues-Sur-Mer.
-Puerto Mulberry en Arromanches.
-Bayeux.


Aquí os dejo el enlace de mi mapa de Google con todos los puntos en el GPS de lugares históricos, restaurantes, zona de ocio de niños y nuestro alojamiento.

Omaha Beach:
Omaha Beach es el nombre clave que se le dio a  una de las playas de Normandía asignada al ejército americano para el desembarco aliado en la Segunda Guerra Mundial. Es uno de los puntos históricos más  importantes si visitas Normandía. Conocida como "Bloody Omaha", por la crueldad de la batalla, ya que en esta playa poco sucedió como se esperaba. Por dificultades en la navegación la mayoría de las lanchas no alcanzaban su objetivo, las defensas alemanas eran más fuertes de lo esperado y los zapadores tenían dificultades para despejar la playa de obstáculos, por lo que las lanchas se agolpaban, los tanques anfibios se hundían, los soldados no podían avanzar y muchos morían por el fuego enemigo o ahogados por el enorme peso de los equipos que llevaban encima. La playa se cubrió de sangre ese día, 6 de junio de 1944, más de dos mil hombres murieron en la primera oleada y de ahí el sobrenombre de "la sangrienta Omaha".


Si visitas está playa estarás en territorio americano, sí lees bien, Francia cedió este territorio de forma perpetua a Estados Unidos en agradecimiento a la liberación.


Aparentemente es una playa cualquiera, ancha y de arena fina. Pero al mirar al horizonte estremece pensar todo lo que allí sucedió. Yo les contaba a mis hijos que de esas aguas salieron los hombres el día D para luchar, pero ellos en ese momento estaban entretenidos con sus palos y sus conchas. Enternece mucho ver a los niños jugar en la arena ajenos a la historia del lugar, para ellos una playa es un lugar de juegos ya sea en invierno o en verano.

En la primera media hora de la película "Salvar al soldado Ryan", se narra el desembarco en esta playa de forma muy real, tanto que se considera la escena bélica mejor de toda la historia del cine. Os cuento un detalle de la película. Leyendo sobre ella descubrí algunos guiños que el director hizo durante la grabación y que pasan desapercibidos para los espectadores. Uno de ellos me pareció curioso y trágico a la vez. En la escena, al conquistar la playa, unos soldados americanos apuntan a unos soldados alemanes, estos responden en idioma ininteligible que crees pensar que es alemán, pero no es alemán, es checo. Civiles checos fueron alistados en las filas nazis a la fuerza y en la escena de la película, los hombres dicen en checo "Por favor, no disparen, no soy alemán, soy checo, no maté a nadie" y el soldado americano dispara sin entender.... Una simple escena que denota lo trágico de las guerras...

Cementerio Estadounidense de Normandía:
Está en una colina al pie de Omaha Beach. En este cementerio están enterrados 9387 soldados que perdieron la vida en la Segunda Guerra Mundial, solo hay una excepción, uno de los hijos del presidente Roosevelt que perdería la vida con anterioridad, en la Primera Guerra Mundial, y con posterioridad fue trasladado a este cementerio para ser enterrado junto a uno de sus hermanos muerto en la Segunda Guerra Mundial. En él hondea la bandera americana y es otro territorio cedido a USA de forma perpetua en agradecimiento.



Al llegar me llamó la atención la disposición de las cruces de forma oblicua y posteriormente descubrí que esto es así porque están orientadas al oeste, hacia Estados Unidos. Casi todas son cruces blancas, a excepción de 147 estrellas de David en memoria de soldados judíos muertos en combate.



Me parece un lugar diseñado para ensalzar la victoria, con un colorido excepcional. Cruces blancas que resaltan con el verde intenso de la hierba y el azul del mar. Un lugar de paz que invita a la reflexión. Creo que muchos conocimos este lugar en la película "Salvar al soldado Ryan".

Baterías alemanas de Longues-Sur-Mer:
Las Baterías alemanas de LonguesSurMer son de las pocas que conservan aún los cañones originales. Increíble contemplarlas intactas en medio del campo, al borde del acantilado (entre Omaha Beach y Gold Beach).


Fueron construidas en 1943 como parte del Muro Defensivo Atlántico de Hitler, disponían de 4 búnkers cada uno con un cañón y su puesto de control de tiro tenía un sistema único de localización de blancos.


El día D los aliados tenían que vérselas de frente con esta moderna batería de cañones porque se encontraba en posición estratégica en un acantilado entre las playas de Omaha (asaltadas por USA) y Gold (por británicos) y podían disparar a ambos lugares con facilidad. Por ello, a las 5:30 de la madrugada fueron enormemente bombardeadas el día D (1500 toneladas de bombas cayeron sobre ellas), pero no fueron muy dañadas.


Al amanecer los acorazados USS Arkansas y el crucero Emmons cruzan fuego con las baterías alemanas desde la playa de Omaha y a las 8:45 de la mañana cruceros HMS Ajax y HMS Argonaut vuelven a disparar contra las baterías, logrando impactos directos en dos de sus casamatas e inutilizándolas. Los 120 supervivientes de la guarnición alemana de 184 hombres, se rindieron al día siguiente a la 231 Brigada de infantería británica. Los cañones de Longues-sur-mer habían disparado un total de 115 proyectiles.

Si andáis un poco hacia la playa por el caminito, tendréis unas vistas preciosas de los acantilados de Gold Beach y los restos del puerto artificial de Arromanches.

Mulberry: Puerto artificial de Arromanches
Como el día no nos daba para más, no nos dio tiempo de acercarnos a Arromanches para ver Gold Beach y los restos del muelle artificial Mulberry (en el mapa que os pasé antes tenéis la dirección del parking donde está el cine 360 y donde se puede contemplar Mulberry desde un acantilado del norte). No pudimos ir a Arromanches, pero sí pudimos contemplar los restos del muelle Mulberry desde el acantilado donde se encuentran las Baterías alemanas de Longues-Sur-Mer.

Restos en el mar del muelle Mulberry en Arromanches

¿Porqué crear un puerto Artificial? El Desembarco de Normandía no lo podían hacer por un puerto porque estaban fuertemente custodiados por alemanes. Así que tenían que hacerlo por playas, esto les hacía casi imposible desembarcar tanques y suministros. Por ello decidieron construir un muelle artificial, una obra de ingeniería jamás realizada hasta entonces. Construyeron el puerto en Inglaterra, lo remolcaron por trozos (toneladas de hormigón) hasta Normandía en barcos y los ensamblaron al llegar creando poco a poco un enorme muelle.


Imagen del muelle Mulberry en 1944 


Este muelle sirvió para desembarcar las primeras semanas de invasión de Europa a 800.000 hombres, más de 130.000 vehículos y 400.000 toneladas de abastecimientos. Hasta que ya después se liberaron otras zonas de Francia y puertos importantes como el de Cherburgo por el que podían seguir entrando las tropas.

El nombre de "Mulberry" (mora o baya en inglés) le viene por la forma ideada de ser construido por bloques unidos uno a uno posteriormente, debido a la similitud con una mata de moras. Si os acercáis a la playa de Gold en marea baja podréis andar alrededor de los retos de los bloques del Mulberry (a nosotros no nos dio tiempo y solo los vimos desde lejos).

Pointe du Hoc:
Un acantilado estratégico entre las playas de Utah y Omaha, con cañones, bunkers y baterías alemanas. Allí impacta contemplar aun los huecos de las bombas en el terreno que cayeron la noche anterior al Desembarco.



Los niños jugando en el interior de los socavones que dejaron las bombas que cayeron en la madrugada del día D

Al llegar hay un punto de información con un pequeño museo, para entrar en él hay que pasar un control de seguridad donde te registran las pertenencias. Es una zona de exposición muy pequeñita, pero merece la pena entrar para conocer la fascinante historia del lugar.

Por este acantilado treparon el día del Desembarco de Normandia una compañía de Rangers, cuerpo de élite del ejército americano, para tomar un grupo de baterías de cañones alemanas que se encontraban en el lugar (parte del Muro Atlántico de defensa de Hitler). En el lugar hay fotos y un vídeo con imágenes del pasado donde se puede ver como realizaron la hazaña subiendo con una especie de arpones que lanzaban desde los barcos y escaleras de cuerda por el acantilado.

Imágenes reales de los arpones que lanzaron los rangers desde los barcos para subir por los acantilados

Los rangers tomaron el lugar con relativa facilidad, pero al llegar decidieron que era un lugar demasiado importante (al estar en medio de las playas de Omaha y Utah) para dejarlo abandonado y decidieron quedarse a defenderlo. Pensaban que iban a recibir refuerzos con prontitud, pero no fue así y tuvieron que defender el enclave durante dos días de forma feroz por el gran enviste de tropas alemanas que los atacó. Quedando de los 225 hombres que formaban la compañía, solamente 90.

Contamos la historia a los niños centrándonos en la parte en la que los rangers suben de forma increible por los acantilados, detalles que a ellos sorprende mucho. Es uno d elos lugares donde los niños lo pasan mejor, para ellos nada tiene que ver con el belicismo, juegan felices metiendose en los agujeros en el suelo que dejaron las bombas y entrando y saliendo por las trincheras y bunkeres como si de un laberinto se tratase.






El lugar tiene una extensión enorme, pero hay que tener cuidado y estar muy pendiente de los niños en las zonas próximas a los acantilados, que solo están protegidas por una pequeña alambrada.


Utah Beach:
Es la playa más occidental de las cinco elegidas para el Desembarco aliado el 6 de junio de 1944. A  diferencia de en la playa de Omaha, el bombardeo preliminar anterior al desembarco fue bastante efectivo en la playa de Utah, por lo que el ejército americano pudo tomar la playa de forma efectiva con relativa facilidad, siendo la playa con bajas más leves de las cinco del desembarco (197 bajas estadounidenses entre muertos y heridos).


Nosotros pusimos en el GPS la dirección del Museo del Desembarco de la Playa de Utah. Hay muchos museos en la zona, pero según habíamos leído, este era uno de los que merecía la pena entrar. Pero no pudimos hacerlo porque si nos entreteníamos demasiado no íbamos a llegar a tiempo a Raptorpark, el parque de juegos a donde los niños estaban deseando de ir. Justo al lado del museo está la entrada de acceso a la playa que tiene el famoso cartel con el nombre, "Utah Beach", donde yo quería la foto de grupo.


En la entrada hay una reproducción de las lanchas con pasarelas que se usaron para el desembarco, donde se puede subir e imaginar el temor de los soldados ese día.


Imágenes reales de las lanchas durante el Desembarco

Allí también puedes encontrar ejemplos de "erizos checos", los obstáculos que los alemanes pusieron en las playas para evitar el desembarco de tanques.


Imágenes reales de las playas de Normandía repletas de erizos checos antitanques

Como todas las playas, son lugares ideales para jugar los niños. Los nuestros disfrutaron mucho, a pesar del intenso viento, jugando con las conchas entre el agua (llevaban botas de nieve impermeables) y tirándose por las pequeñas dunas de arena que había en los accesos a la playa.


Sainte-Mère-Église:
Fue el primer pueblo liberado por las tropas aliadas tras el Desenbarco de Normandia. Está muy próximo a la playa de Utah.

Además del desembarco anfibio que se produjo en la playa de Utah, también tuvo lugar el lanzamiento de un gran número de paracaidistas sobre la retaguardia alemana, durante la madrugada del 6 de junio. Dos horas después de su lanzamiento, la 82.ª División Aerotransportada ya había logrado capturar varios cruces de caminos importantes en Sainte-Mère-Église.



John Steele, un soldado de Ilinois de 31 años, fue uno de esos paracaidistas americanos lanzados aquella madrugada a la zona. Por error, junto con un grupo de compañeros fue lanzado directamente al pueblo de Sainte-Mère-Eglise, repleto de alemanes, pero su paracaídas quedó enganchado en el campanario de la iglesia. Desde allí vio como asesinaban a sus compañeros, intentó zafarse, pero estaba herido y sin fuerzas, así que durante dos horas permaneció colgado del campanario pretendiendo estar muerto. Finalmente fue apresado por los alemanes, pero consiguió escapar y unirse de nuevo al tercer batallón del 505 Regimiento de Infantería Paracaidista que atacó el pueblo de Sainte-Mère-Église y consiguió que fuese el primer pueblo europeo liberado por los alemanes. Por estas hazañas fue condecorado con la Estrella de bronce al valor y durante años después de la guerra acudió al pueblo donde se le rendía homenaje.


Hoy en día en el campanario se puede observar una réplica del soldado atrapado con su paracaídas en la torre de la iglesia, un reclamo turístico efectivo para el pueblo. Con los niños jugamos a ver quien descubría antes donde estaba el paracaidista atrapado.

Cementerio alemán de La Cambe:
Es un cementerio donde están enterrados los caídos de guerra alemanes que durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial fueron exhumados de distintas zonas de enterramiento por todo el país y trasladados a este cementerio. De su gestión y mantenimiento se ocupa la la Asociación de de Cementerios de caídos de guerra alemanes.


Es un lugar frío, oscuro y triste, al contrario que el cementerio americano que, a pasar de ser un cementerio, irradia color con sus cruces blancas al sol. en este cementerio las cruces están achatadas, a penas sobresalen de la tierra.




En el centro se levanta un gran túmulo coronado por una enorme cruz cristiana de roca volcánica negra y flanqueada por dos estatuas. Ese montículo marca el lugar de una fosa común en la que reposan 296 soldados, 207 de ellos desconocidos. Se puede subir a la base de arriba del túmulo, desde donde se divisa todo el cementerio.



Los niños a veces te hacen unas preguntas que te dejan sin respuesta. El más peque me mira y me dice "¿Podemos desenterrar para ver a los soldados?" Uppss vaya preguntita. Y mi hijo mayor directamente asoció el lugar a "los malos", a lo que yo respondía que no, que esas personas también tendrían sus familias que se entristecerían al perderlos y que no sabemos si fueron obligados a luchar con los nazis, porque las guerras son tan absurdas que a veces pasan esas cosas sin sentido. La inscripción tallada en la puerta lo deja bien claro:

"Hasta 1947, este era un cementerio estadounidense. Los restos fueron exhumados y trasladados a Estados Unidos. Es alemán desde 1948 y contiene unas 21 000 tumbas. Con la melancolía de rigor, es un cementerio para soldados, muchos de los cuales no habían elegido la causa por la que luchar. Ellos también han encontrado reposo en nuestro suelo de Francia".

Raptorpark:
Y después de tanta historia, creíamos que los peques también necesitaban un aliciente para ellos, para jugar y saltar sin motivo. Investigando por internet descubrí este lugar, Raptorpark, anunciado como el parque de juegos cubierto más grande de Europa. Ideal para los días de lluvia, que no son pocos en la zona. Consultar antes los horarios, porque algunos días permanece cerrado (yo, por si acaso, escribí un mensaje de Facebook preguntando los horarios del día que teníamos pensado visitar el parque y me los confirmaron amablemente).


En realidad es como un inmenso parque de bolas, hay algunos dinosaurios, pero lo que prima son las colchonetas y los juegos. Hay colchonetas, bolas, minogolf ...(gratuito con la entrada) y algunas cosas más de pago a parte como una pista de patinaje. Está en Lingreville, a hora y media de las Playas del Desembarco.




Aunque no es que sea un lugar excepcional, nuestro grupo de peques lo pasó muy bien jugando en Raptorpark.

Bayeux:
Solo nos dio tiempo de pasear por el centro de la ciudad. Es una población medieval muy bonita, pero la verdad es que eran las seis de la tarde, todo estaba cerrado y no había nadie por la calle; así que nos llevamos la impresión del lugar de "pueblo fantasma".



Al menos encontramos abierta la bonita catedral y la pudimos visitar por dentro. Pero no nos dio tiempo de visitar el famoso Tapiz de Bayeux. Un tapiz medieval (1082-1096) que narra en 60 metros de coloridas imágenes los hechos previos a la conquista normanda de Inglaterra.

En el único local que encontramos abierto en el centro, un pub, tomamos un café y un cacao los niños, mientras jugamos a juegos de mesa con ellos. Yo llevaba anotada una crepperie en un lugar muy pintoresco del centro junto a una noria de molino. Pero al llegar estaba cerrado por obras. Os dejo indicado el lugar, Le Mouline de la Galette, porque tenía muy buenas reseñas.

Aquí termina mi crónica en familia por algunos escenarios históricos del Día D. Espero haberos descubierto lugares nuevos interesantes de Normandía y que se os haya creado el gusanillo de conocer esta bonita región francesa con bellos paisajes, pueblos pintorescos y cargada de historia

2 comentarios :

  1. Excelente lo tuyo!!!
    Te hago 2 preguntas:
    - desde la Bateria Alemana de Longues es posible ver el puerto artificial Mulberry?
    - sabes si en Utah Beach es posible encontrar erizos checos en el sitio original? He visto una fotografía en el diario El Pais de España que los muestra entre los pastizales.
    Te agradeceré la información!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos.
    Te respondo
    -Sí se puede ver desde las baterías de Longues el puerto Mulberry. Si tomas un corto camino y andas en dirección hacia los acantilados, podrás ver los restos del muelle artificial desde allí. La foto que pongo en este post del muelle Mulberry está hecha desde allí.

    -Lo de los erizos checos no te sé responder, los que yo vi estaban a la entrada de la playa, al lado del típico cartel, en medio de los pastizales no vi nada pero tampoco busqué. Como a pie de playa está el museo, puedes preguntar allí.

    ResponderEliminar